Facilitar la toma y la cobertura de riesgos

1. FACILITAR LA TOMA Y LA COBERTURA DE RIESGOS

Puesto que los productos derivados más líquidos son aquellos que se negocian sobre determinadas referencias de los mercados, resultará más sencillo cubrir los riesgos de la cartera si ésta se ajusta a la composición de los índices. Igualmente, tomar posiciones en el mercado podrá hacerse fácil y eficientemente empleando estos mismos derivados.

¿Por qué elegir un estilo u otro?

La elección entre los estilos de gestión propuestos dependerá fundamentalmente de nuestro perfil inversionista, ya que consiste en elegir entre dos alternativas con distinto nivel de riesgo.


Concretamente, la gestión pasiva debe proporcionarnos una rentabilidad muy próxima a la de la referencia de la cartera (por ejemplo el S&P500), obtenida asumiendo un riesgo similar. En cambio, la gestión activa debe proporcionarnos una rentabilidad superior. Cabe esperar que el riesgo también sea mayor, aunque un gestor especialmente hábil podría conseguir estos rendimientos sin asumir riesgos adicionales.

¿Podemos realmente elegir?

En general, los gestores profesionales suelen adoptar un estilo de gestión mixto, fijando una referencia para la cartera y tomando posiciones en función de sus expectativas. En caso de que no se tenga una visión concreta sobre el comportamiento del mercado, se replica la referencia elegida. Así se intenta conciliar las características positivas de ambos estilos: la seguridad y la posibilidad de superar al mercado.